Maravillas de Colombia: el Desierto de la Tatacoa

Tercera vez en Colombia. ¿Cómo puede ser que aún tenga lugares por conocer en este país? Cada vez que vengo a estas tierras tengo un lugar nuevo al que ir y siempre termino maravillada.  Y esta vez no fue la excepción: el Desierto de la Tatacoa no defraudó.

No sé que es lo que pasa que me voy enterando de las maravillas de Colombia de a chachitos, sí, como si me permitieran acceder a la información de su geografía y cultura de a poco así no agoto este país de una sola vez y lo voy saboreando despacito. Como si siempre tuviera que dejar algo pendiente para volver, una y otra vez.

El desierto de la tatacoa- como- llegar
El desierto no es un lugar tan solitario como quizás se imaginan. Además de brindar algunos servicios turísticos, hay casas y hasta una escuelita.

Ni en mi primera ni segunda vez había escuchado hablar del Desierto de la Tatacoa, o si alguien lo mencionó yo ni le presté atención. Ya en mi tercer entrada venía con la idea en la cabeza de conocerlo. Había visto fotos y amigos me habían hablado de este particular lugar. Es que no todos los días se ve un desierto que a la vez no es estrictamente un desierto, pero que tiene unas formaciones rocosas que te hacen delirar. O por lo menos preguntarte cuánto poder puede tener la naturaleza para moldear semejante lugar.

Pero, la verdad, es que si bien yo tenía ganas de conocerlo nunca lo planeamos deliberadamente porque teníamos más ganas de volver a casa que seguir vagabundeando por el continente. En esos días fue que se decidió nuestra vuelta a casa después de 2 años viajando por Sudamérica (esta historia ya la contaré) y esas vueltas del destino, o, mejor dicho,  por esas cosas de la incertidumbre y magia de viajar a dedo es que terminamos en Neiva. Ya estábamos en la ciudad base para conocer al Desierto; no podíamos no ir.

Desierto de la Tatacoa, que ver
El Desierto de la Tatacoa tiene dos colores característicos: el gris y el ocre/rojizo.

A Neiva llegamos arañando la medianoche y ya casi con la mente puesta en pasar la noche en la terminal de ómnibus, tuvimos la dicha de mandar una solicitud de couchsurfing y que Felipe conteste rápidamente que podíamos ir a su casa por esa noche. Realmente el universo parecía ir en sincronía con nuestros deseos ya que en ese mismo momento Andrés también nos contestaba que podíamos quedarnos en su casa. La primera noche la pasamos con Felipe, que se portó de 10 con nosotros y los días siguientes nos fuimos a la casa de Andrés y su familia en Caguan, un pueblito a las afueras de la ciudad, estancia de la cual me llevo excelentes recuerdos. Las familias colombianas son un amor, tan pero tan hospitalarias y atentas que uno ya no sabe como decir que tiene manos y también puede colaborar en algo.

Lo principal y primordial que nos comentó Andrés fue que al Desierto teníamos que ir si o si a pasar la noche. Así que un día agarramos nuestra carpa, bolsas de dormir, mucha agua y provisiones para comer y nos fuimos en la aventura de conocer este lugar.

El Desierto de la Tatacoa no es estrictamente un desierto pero es la segunda zona más árida en Colombia después de La Guajira en el caribe colombiano. El desierto supo ser un bosque seco tropical donde hace millones de años había muchísima vegetación, pero el inexorable paso del tiempo junto al viento, la poca humedad y las grandes temperaturas lo fueron erosionando convirtiéndolo en un paisaje único.

desierto de la tatacoa- como ir
En lengua nativa Tatacoa significa Yararaca, que es “serpiente brava y venenosa”, hoy ya extinta pero posiblemente un ancestro de la cascabel.

Caminar por el desierto es sentirte en otro planeta, sus colores rojizos me hacen sentir en Marte o por lo menos, en la imagen mental creada que tengo de ese planeta. Todo es tan silencioso y tranquilo que lo único que siento es el sol sobre mis hombros y el calor asfixiándome. El silencio se maximiza cuando llega la noche y entiendo lo que nos decía Andrés: que noche más fabulosa.

Acampando en el medio del desierto acompañados de nuestro amigo Tomy, un perro que así apodamos y nos siguió camino al desierto y se quedó con nosotros toda la noche durmiendo afuera de la carpa, tuvimos la suerte de disfrutar de un cielo único.  La luna estaba menguante y un sin fin de estrellas le hacían compañía componiendo una noche de ensueño.

Desierto de la Tatacoa- presupuesto - mochileros
Esta zona se llama Cuzco, o los Colorados y tiene senderos bien delimitados para ir caminando por al lado de los estoraques: estas formaciones que se han formado a causa de los agentes erosivos.

El desierto me gustó mucho, fue uno de esos lugares únicos de Colombia que valen la pena conocer. No se requieren muchos días: basta con dos días y una noche para darte una idea de este lugar, para caminar y ver como vive la gente allí.

Información útil para ir al Desierto de la Tatacoa:

¿Cómo llegar?

Lo primordial es llegar a la ciudad De Neiva, al sur de Bogotá. Una vez allí, hay que ir al pueblo de Villavieja. De le terminal de ómnibus de Neiva salen carros, incluso algunos por un poco más de plata te llevan directo al Desierto. Para los que quieren ir a dedo pueden tomarse un bus urbano que va hasta Fortalecillas y de ahí intentar dedo hasta Villavieja. De aquí son unos 5 km hasta la entrada del Desierto, podés ir en mototaxi, intentar dedo o si sos aventurero, como nosotros, caminando.

¿Dónde dormir?

En el desierto hay hostels, zona de camping y hamacas (a partir de 10.000 pesos colombianos) y siendo responsable con el medio que te rodea, podes acampar libremente en cualquier lado. Para esto último te aconsejo que lo hagas lejos de los estoraques para no dañar nada y que te lleves toda tu basura.

Desierto de la Tatacoa- estrellas
Las noches en el Desierto de la Tatacoa son un verdadero espectáculo.

¿Qué comer?

Hay algunos restaurantes y posadas que ofrecen desayuno, almuerzo y cena, aunque los precios son un poco más elevados de lo normal. También hay venta de agua embotellada, pero una botella de 1 litro la pagué ¡5.000 pesos! Si estás ajustado de presupuesto lo ideal es ir con provisiones (fruta, galletas, latas) desde Neiva para comprar lo estrictamente necesario.

¿Qué hacer?

  • En el Desierto de la Tatacoa hay alquiler de bicis, caballos y motos para adentrarte en el desierto, además de caminatas guiadas por los senderos de Cuzco, Los Hoyos y Xilólopalos.
  • En el Observatorio Astronómico hay charlas y observación de estrellas y constelaciones.
  • En el área gris del desierto existe una piscina, ideal para los que quieren refrescarse. Su valor es de aproximadamente 6.000 pesos colombianos.

Podés hacer cualquiera de estas actividades, pero la verdad es que el desierto no es muy grande y para ver los principales lugares se puede hacer solo.

desierto- tatacoa - cuando ir
Postales de un día en el desierto.

Otras recomendaciones:

  • Hace MUCHO calor por lo cual llevar gorro, protector solar y beber mucha agua.
  • Si vas a acampar no te olvides de una buena linterna y repelente.
  • Se puede disfrutar del Desierto de la Tatacoa con presupuesto mochilero y gastar poco dinero. Entre los dos no gastamos más de 60.000 pesos colombianos.
Desierto de la tatacoa- informacion
Los animales estaban tranquilos hasta que nuestro amiguito canino Tomy los empezó a correr y ladrar.
desierto- tatacoa - observatorio - astronomico
El silencio y la poca contaminación de luces artificiales hacen del Tatacoa un lugar privilegiado para observar el cielo.

 No te olvides, si te gustó el artículo o conoces a alguien que le pueda servir ¡compartilo!! Los espero aquí abajo en comentarios para ver que les pareció o si tienen alguna duda o necesitan más información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s