Un lugar llamado Chapada Diamantina

¿Alguna vez soñaron con muchas ganas conocer un lugar?

Todos soñamos alguna vez con conocer esos lugares de foto de revista: paisajes soñados en lugares del mundo recónditos.
A mi me pasó con la Chapada Diamantina. Cuando vi fotos por Internet no podía creer que ese alucinante lugar quedaba en Brasil. Google me mostraba cascadas de aguas interminables, pozos de agua azul transparente, picos de cerros altísimos con panorámicas dignas de National Geographic.
Y yo que, ignorantemente, no pensaba en Brasil más allá de las playas con palmeras de coco y aguas transparentes. Si estamos en un país tan grande como un continente, no es raro entonces que su territorio posea la más variedad de formaciones geográficas y de climas.

El Parque Nacional de la Chapada Diamantina es una región de sierras; con una extensión de 152 mil hectáreas, es uno de los Parques más grandes de Brasil. Ubicado en el corazón del Estado de la Bahía, es considerado un oasis en pleno desierto del nordeste Brasilero (sí, al interior de los estados nordestinos se los conoce como Sertão dado su clima árido y sus temperaturas altísimas. Viaje varias semanas por esas rutas y la escasez de agua es brutal: una vez por semana liberan el agua corriente que almacenan lo más posible para que alcance hasta la próxima semana.) Aquí nacen casi todos los Ríos de la zona, el agua baja desde las cumbres de las montañas formando arroyos y alucinantes cataratas que terminan en increíbles piscinas naturales.

Chapada diamantina, trekkings
Haciendo algún trekking por la gran Chapada.

La región tuvo su explosión económica a comienzos del siglo XIX con la llegada de la minería: primero fue el oro y luego el diamante. Durante el siglo XIX, el Estado de la Bahía fue el mayor productor de diamantes del mundo. La Chapada Diamantina obtuvo su nombre en alusión a la abundancia del mineral. Es común que en muchas tiendas vendan cristales o quarzos en bruto para el turista, e incluso, en algún sendero con mucha paciencia podes ver pedazos de cristales chiquititos.

Dentro de toda esta extensión, hay varios pueblos y ciudades que conforman el Parque. Lo más conocido turísticamente es Lençois, con el aeropuerto bastante cerca y quien cuenta con la mejor infraestructura: tiene bastante oferta de hoteles, posadas y hostels. Por su estilo colonial, con sus callecitas empedradas y fachadas de las casas bien portuguesas, tiene grandes parecidos con ciudades como Porto Seguro y Salvador de Bahía. Y otro lugar de interés es Vale do Capao, un pueblo entre las montañas, donde la mayoría de las personas que allí viven, más extranjeros que nativos, tienen la propuesta e iniciativa de crear una vida más sustentable, ecológica: separar la basura, hacer compost, tener huertas, reciclar, usar baño seco. La energía que se respira en ese lugar es increíble. Además, a las cercanías de Capao hay muchos senderos hacia ríos, cascadas y paseos a visitar. Hay otros municipios que están dentro del Parque como Mucuguê, Palmeiras, Andaraí, etc. Todas tienen atractivos que están cerca para conocer.

Chapada Diamantina, paisajes
Esas piedras grandes bien características del paisaje. Hay que tener cuidado que son muy resbalosas si están húmedas.

En mis tres semanas que pase en la Chapada Diamantina, estuve un tiempo en Lençois, donde al haber más turistas había más posibilidades de vender mi macramé y otros días en Capao. Recomiendo muchísimo visitar los dos pueblos ya que desde los dos hay muchísimas cosas para conocer.

Cuando googleaba acerca del lugar, además de mostrarme esas fotos increíbles de las que conté, las páginas de Internet me hablaban de trekkings de 3 días para llegar a X lugar, de tours de 200 reales para llegar a otro. La información que Internet me brindaba me decía que visitar la Chapada Diamantina iba a ser sumamente costoso para mi presupuesto. Como siempre, a la medida que fui viajando y conociendo viajeros en Brasil, fui recolectando datos.
Y ahora después de haber visitado puedo afirmar que, se puede conocer la Chapada Diamantina con poco dinero.
Si bien es verdad que hay muchas excursiones que son pagas y es muy difícil hacerlas sin guía, hay muchas otras que no. Entiendo a los nativos que son guías que es su trabajo, pero tampoco voy a pagar cantidades absurdas (que además ni tengo) por algo que se puede hacer solo sin la ayuda de un guía ni traslados.

Morro Pai Ignacio gratis, chapada Diamantina
No, para llegar a este lugar no necesite más que la fuerza de mis pies para seguir caminando y caminando. Panorámica desde el Morro Pai Ignacio. Subir hasta acá, significó conseguir ver uno de esos paisajes que Internet me prometía.

Entonces, todos los lugares que conocí en la Chapada Diamantina fueron gratis y por mi cuenta. Eso sí, para llegar a algunas cascadas o lugares por cuenta propia hay que caminar bastante: un día nos levantamos a las 5 de la mañana y caminamos hasta el mediodía. Pero feliz de la vida, descubrí que me gusta mucho hacer trekkings y disfruté cada uno de ellos (incluso en los que nos perdimos por no saber el camino). Disfruté mucho también de comer mangos que caían todo el tiempo de los árboles y si no te los comías, lo hacían los caballos que rondaban por ahí. Y del río. De acampar y bañarme en el río. De cocinar a leña todos los días. Del silencio y de la tranquilidad. De ir tres días a acampar solos con la naturaleza de testigo, nada de celulares ni cosas que nos distraigan de lo verdaderamente importante: estar y disfrutar.

Ojalá las fotos fueran más fidedignas de lo hermoso y mágico que es este lugar. Por que lugares mágicos, sí, los hay. A cualquier persona que le guste la sierra, la vida al aire libre y la naturaleza en su estado más auténtico no puede dejar de visitar la Chapada Diamantina. Junto con los Lençois Maranhenses, es uno de mis lugares preferidos en Brasil, de los que se que volvería alguna vez y viviría algún tiempo.

Lençois, Chapada Diamantina.
Foto tomada en el río de Lençois. Es tradicional que aquí mismo, las mujeres laven la ropa todos los días. Yo, por mi parte, tomaba baño de río y me relajaba.
Chapada diamantina trekkings gratis
En uno de esos trekkings que había que tener un poco de instinto y otro de fe para no errar el camino.
Chapada diamantina, Brasil
En serio, ¡esto es Brasil!!

 

 

Anuncios

12 comentarios en “Un lugar llamado Chapada Diamantina

  1. Pingback: Despedida de un viaje infinito por Brasil – De mochila y sin coordenadas

  2. Pingback: 7 lugares gratis para visitar en la Chapada Diamantina – De mochila y sin coordenadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s