Si van a Salvador de Bahía de vacaciones, es casi obligado que vayan al Morro de São paulo. Y lo digo, porque un día mientras estaba trabajando en playa la Barra, en Salvador, conocí una pareja de Argentinos que habían reservado para 10 días en Salvador e iban a ir solo a pasar el día al Morro. Y no lo recomiendo por varias cosas.

Me cuesta ser objetiva porque a mi la ciudad mucho no me gusto (e igual me quede un mes..), pero si estás de vacaciones o con los tiempos ajustados 10 dias sólo en Salvador me parece mucho tiempo. Las playas no son muy lindas, el centro histórico a mi gusto deja que desear y no tenes muchas opciones para hacer a la noche: podes pasear por la costanera de playa la Barra o ir a Rio Vermelho donde se concentran muchos bares y restaurantes. Lo mejor es dividir el tiempo. Unos días en el Morro, otros en Salvador y si quieren, Playa do Forte también es muy linda para otros días. Asi que, mínimo, 3 días para el Morro.

Gamboa, Isla del Morro de Sao paulo, Brasil

Camino al Morro desde Gamboa, pueblo vecino donde viven la mayoría de habitantes de la isla.

Nosotros nos quedamos una semana en el Morro porque mi mamá fue a visitarme, después de 7 meses sin vernos, y como en ese entonces estábamos en Salvador, eligió el Morro porque yo no quería andar corriendo y viajando rápido para llegar a otro lado.
El Morro de São Paulo está a 60 km de Salvador y es una de las 6 islas del archipiélago de Tinharé, de las cuales solo 3 están habitadas. Lo más popular es el Morro pero en la misma isla también esta el pueblo de Gamboa, un poco más tranquilo y barato, sin tanta oferta en posadas y vida nocturna, pero con playas muy lindas también.

Playa Morro do Sao Paulo, Brasil

En la playa del Morro do Sao paulo con mamá de visita.

¿Qué les puedo decir? El Morro es hermoso, sus playas son de lo mejor que vi en Brasil: aguas transparentes y arena fina y bien clarita. Se dividen en primera, segunda, tercera, cuarta y quinta playa. La más popular es la primera y segunda playa, las más cercanas a la villa y donde se encuentran la mayoría de los alojamientos, y la cuarta y quinta las más desoladas y tranquilas. La villa es donde se agrupan los restaurantes, negocios, agencias de ventas de tours, artesanos, puestos de comida en la calle, TODO. Tenes realmente de todo aunque es un poco más caro que otros destinos turísticos de Brasil. Y con razón, todos los días llegan barcos con mercadería que hay que transportarla por todo el pueblo en un tipo de carreta (por algo su nombre Morro: lleno de subidas y bajadas, para ir a la playa teníamos que bajar unas escaleras con ¡200 peldaños! Bueno, el problema no era bajarlos sino subirlos). No hay circulación de autos en la isla, hay apenas un tractor que recoge la basura y un especie de moto taxi que funciona como ambulancia. Por lo general es muy tranquilo si bien en temporada alta y fines de semana es un destino bien solicitado porque tiene bastante vida nocturna.

Isla Morro do Sao Paulo,Brasil

Las increibles playas de la Isla del Morro.

Nosotros además de pasarnos los días en la playa y en el departamento descansado, lavando ropa y disfrutando de la comida de mamá, hicimos la excursión que le da la vuelta a la Isla haciendo paradas en las otras dos islas. Es la más vendida y la que recomiendo 100%.

Un día por la mañana fuimos caminando a la playa hasta el catamaran que nos llevaría al paseo por las islas. La primer parada fue en las piscinas naturales de Moreré. Habíamos alquilado un snorkel asi que aprovechamos para nadar entre los corales y ver pecesitos. Y la segunda parada fue en la piscina natural de Garapuá con más corales y pecesitos. Nos pasamos un rato largo bajo el agua nadando y disfrutando. El agua es transparente, super calma y ni hablar de la temperatura.

Las Piscinas naturales de Moreré, eran muy muy transparentes,vimos muchos pececitos de colores.

Después seguimos y fuimos hasta Isla Boipeba, donde el río Infierno desemboca en el Mar. Boipeba es hermoso: típica playa de palmeras y arena blanca. Si bien la villa es muy chiquita tiene algunas opciones de alojamiento para quedarse, porque sin duda, es mucho más tranquila y autóctona que el Morro, creo que vale la pena también quedarse unos días ahí. Después de un rato ahí, almorzando y nadando, navegamos por el río y llegamos a Canavieiras, un pequeño, pequeñisimo poblado (400 habitantes) que se dedican al cultivo de ostras. En unos bares flotantes podes experimentar ostras bien fresquitas: las agarraban del mar y te las daban en el momento. Yo por supuesto, como no soy amante de la comida del mar, así que no, paso, gracias.

Isla Boipeba, Brasil

Playa en Isla Boipeba, muy muy linda..

Isla Boipeba, Brasil

La unión del río con el mar en la Isla Boipeba.

Canasvieiras, excursion vuelta a la isla,Morro sao Paulo, Brasil

Los bares flotantes en el pequeño poblado en el medio del río, Canasvieiras.

Y de ahí seguimos viaje, siempre con un paisaje alucinante, y con la agradable sensación del viento golpeandote en la cara, hasta el pueblito histórico de Cairu, en la isla con mismo nombre y la única con conexión al continente. Dimos un paseo corto, ya estábamos cansados y a ninguno nos interesaba entrar a una iglesia. Volvimos navegando hasta el puerto del morro, del otro lado de donde habíamos empezado el paseo y volvimos al departamento.

Para más playas paradisíacas en el nordeste de Brasil pueden leer mis otros relatos sobre Pipa y Arrail d´ ajuda.

Excursión vuelta a la isla del Morro de Sao Paulo, Brasil

Navegando por el río. sintiendo el vientito en la cara.

Puerto del Morro de Sao Paulo, atardecer.

Atardecer desde el puerto del Morro.

 

COMO LLEGAR:

El Morro de Sao Paulo queda en una Isla. Así que inevitablemente vas a tener que llegar por mar. Las opciones son las siguientes:

  • En catamaran desde Salvador, que va en pleno mar abierto y según dicen se mueve bastante, cuesta 80 reales y son alrededor de 2 horas.
  • De Salvador tomas el Ferry hasta la Isla de Itaparica (40 minutos, valor 5 reales) y de ahí en Bom Despacho que es donde desciendes un ómnibus hasta Valença (dos horas. 20 reales). Una vez ahí, tenes dos opciones: o la lancha rápida que en 30 minutos y por 25 reales está en el Morro, o la lancha convencional, que tarda 1 hora y cuesta 10 reales( también acá es donde transportan toda la mercadería, asi que vas a viajar entre bolsas de naranja y harina). Nosotros hicimos esta última opción porque además de que es más barata (no hay manera para nuestro presupuesto que nos tomemos el catamaran desde Salvador) nos quedamos unos días en Valença trabajando. La segunda opción suena más complicada de lo que realmente es. Hay muchísimas personas haciendo ese recorrido todos los días, así que perder no te vas a perder.
    De la forma que llegues, por eso digo que no tiene sentido ir solo a pasar el día al Morro, es mucho VIAJE. No disfrutas nada y tenes que andar todo apurado.
  • Para entrar a la Isla te cobran un tasa (15 reales) para mantenimiento y conservación de la misma. Si desde Gamboa vas caminando por la playa hasta el Morro y subis al pueblo en la entrada de la comunidad One Love, no lo pagás. Estar atentos que el camino solo es posible con la marea baja, pero es muy lindo y fácil. En total gastamos 35 reales para llegar, menos de la mitad del precio del catamaran.
Categorías: BrasilPaíses

1 comentario

Las mejores playas para visitar en Brasil – De mochila y sin coordenadas · diciembre 6, 2017 a las 3:46 pm

[…] la segunda la más turística donde se encuentran restaurantes y posadas en primera linea de playa. El Morro de Sao Paulo tiene de esas playas que caracterizan al nordeste Brasilero: palmeras, arenas claras y aguas […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *