Morro del Corcovado ¡allá vamos!

Todos alguna vez hemos visto la clásica postal de Río de Janeiro: un cristo con los brazos abiertos que mira desde un morro enorme, el Corcovado, la ciudad. Si visitas Río, éste es un lugar casi indiscutido: no podés irte de la ciudad sin antes haber estado ahí arriba y disfrutar del hermoso paisaje. No por nada es una de las 7 maravillas modernas. Pero más que el Cristo Redentor en sí, son las vistas. Desde allí se puede ver en 360 toda la ciudad: la Bahía de Guanabará y el famoso Pan de Azucar, las playas de Copacabana, Ipanema y Leblon, la Lagoa Rodrigo de Freitas, el puente que une a Río con Niterói, la ciudad del otro lado de la Bahía, el estadio Maracaná y el centro de la ciudad.

Como no era mi primera vez en esta ciudad, ya que hace dos años había estado dos días con mi familia, tampoco fue mi primera vez allí arriba. Pero fueron dos experiencias totalmente diferentes. ¿Por qué?

Bueno, al llegar a la ciudad no tenía pensando volver a subir al Cristo porque recordaba lo caro que era y no tenía sentido gastar esa plata que equivalían a tres días en alojamiento yendo a un lugar que ya había estado, a pesar de lo maravilloso que sea. Pero una mañana en el hostel, charlando con otros viajeros, dijeron de subir al morro CAMINANDO y que era GRATIS. La palabra mágica para todo viajero. Mi compañero me dijo ¿¿vamos??, no lo pensé mucho y media hora después estaba caminando junto a los demás hacia la entrada de lo que sería el trekking en subida hacia el morro.

Cómo subir el morro Corcovado y no morir en el intento.

Para los que no me conocen y para lo que me conocen e igual no lo saben: soy vaga. No soy una persona muy atlética, disfruto mucho de caminar pero en TERRENOS LLANOS NO EN PENDIENTES DE 85 GRADOS. Dicho esto, subir el morro del Corcovado a pie fue uno de los trekking más difíciles que he hecho. Creí que subir las escaleras hacia el Machu Picchu fue duro, pero esto si no lo superó fue igual de difícil. Son 2.300 metros en subida y el morro tiene una altitud de 710 metros. Son alrededor de 2 horas y media subiendo, donde hay partes que te tenés que agarrar de cadenas y de los troncos de los árboles para darte envión y subir. Eramos 7 personas y yo siempre iba última porque cada 50 metros tenía que parar a respirar para no ahogarme. Sí sí, soy un desastre (creo que ahí pensé con mucha resolución que tenía que dejar de fumar), pero el camino realmente vale la pena el esfuerzo. Haciéndote paso por medio del Parque Nacional de Tijuca, se pueden ver algunas cascadas y monos, muchos monos (micos, unos monitos bien chiquitos y chillones). Y al llegar arriba del todo, una satisfacción enorme de haberlo logrado, de poder disfrutar de las increíbles vistas de una ciudad maravillosa aunque el día este muy muy nublado. Pero no importa, porque tenés todo el tiempo del mundo para sentarte y esperar que despeje aunque sea por un momento. Y sino despeja, tampoco importa. Porque me importa más haber subido caminando esta enorme montaña que tiene un no sé qué, que sea donde sea que este caminando por Río de Janeiro yo levanto la vista y ahí la veo: tan grandiosa como imponente.

morro Corcovado - subir caminando
El morro de Corcovado con su imponente Cristo Redentor, visto desde la Bahía de Guanabará,  en el barrio de Urca.
Cerro Corcovado, como ir a pie
Se que la foto no es la mejor pero se puede ver un poco de la Lagoa y el barrio de Copacabana.
como ir caminando al cristo redentor
Esta foto es de mi viaje a Río hace dos años.. el Jockey Club, el Parque Nacional da Tijuca, un poco de la playa de Ipanema y Leblon

Después de subir, de estar ahí arriba un par de horas comiendo algo que habíamos llevado para recuperar energías, y simplemente apreciando el paisaje, que parece inmutable sino fuera por el ir y venir de las nubes, que de repente nos dejan ver y nos dejan asombrados y maravillados, llega el momento de bajar. Claro, como si no fuera poco con haber subido ahora hay que bajar!! Decidimos no bajar por el camino hecho anteriormente, porque si subirlo es difícil bajarlo tampoco parecía tan fácil. Optamos por ir bajando por la calle por donde suben las vans. Empezamos a bajar a paso tranquilo curva por curva cuando a los 10 minutos frena una van, abre la puerta y las mujeres que estaban adentro empiezan a decir carona carona. Yo al escucharlas grito: ¡¡¡¡siii carona!! (carona en portugues significa que te llevan gratis, osea, a dedo) Y nos terminamos subiendo los 7 a la combi que nos llevaría (menos mal, porque era largo también, unos 40 minutos a pie) todo el camino hacia abajo. Y de ahí caminar 40 minutos más hasta nuestro hostel donde coronaríamos un gran día con unas hamburguesas y cervezas.

Trilha al Cristo Redentor: cómo llegar

Para empezar el trekking del morro Corcovado hay que ir primero al Parque Lage, que es muy muy lindo, y es parte del Parque Nacional de Tijucas. Desde Botafogo, el barrio donde yo siempre me hospedé, me pareció que estaba en una ubicación perfecta porque caminando llegas a todos lados, serán unas 20 cuadras a pie. Sino, hay muchísimos colectivos que van en dirección al Jardín Botánico y pasan por ahí. Al llegar al Parque, al encontrar una casita de piedra, hay unos guardias a los cuales les informas la cantidad de personas que van a hacer el trekking, y ya empezás a subir. Paciencia y animo, que si pude yo puede cualquiera. Es más, ni tiempo para descansar me di que después hice otros trekkings en Rio de Janeiro.

Parque Lage, morro da Corcovado - subir caminando
El parque Lage y detrás, el morro del Corcovado. Sí, todo eso subí,pero se puede!!

Otras formas de llegar al Cristo Redentor

Está bien, como no todos quieren ni les importa subir el morro caminando, (en algún otro momento de mi vida yo hubiera dicho que ni en pedo) les digo como son las otras formas.

La más conocida por todos creo, y la que hice mi primera vez: el famosísimo Trem do Corcovado que atraviesa la floresta de Tijuca que no sé si ya dije, pero es el mayor bosque urbano del mundo. El tren sale de Cosme Velho y hay colectivos que salen de Copacabana hacia allá, el 583 por ejemplo. Sino me equivoco en temporada alta hay que comprar los pasajes antes, porque se acaban rapidísimo.

La segunda opción es bastante parecida. Ir hacia Cosme Velho y ahí tomarse un taxi hasta la cima (la menos conveniente para mi, ¡porque después hay que bajar también!) o tomar una combi de las que están ahí abajo, que te suben y bajan después. Al llegar arriba, está la boletería dónde comprás la entrada de acceso al Cristo, cuyo valor cambia según la temporada.

Cirsto Redentor + subir caminando
Un desastre de foto pero he aquí el equipito que subió hasta arriba: Chile, Argentina, España y Francia. Falta Alemania que no sé por donde andaba.
Cristo redentor como ir caminando
Imágen icónica de Río de Janeiro, el Cristo Redentor cuidando la ciudad.
como hacer para ir al cristo redentor caminando
Los monitos que te encontrás subiendo al Cristo y que encontrás por toda la ciudad paseandose por los cables de luz mostrando su simpatía. Si les da un poco de banana (que lo hicimos y está mal, muy mal alimentar a los animales silvestres) se te acercan y se vuelven locos.
Anuncios

2 comentarios en “Morro del Corcovado ¡allá vamos!

  1. Pingback: 3 trekkings para hacer en Río de Janeiro – De mochila y sin coordenadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s