¿Por qué de mochila y sin coordenadas?

La mochila es quien me acompaña a todos lados y es mi contenedor, mi baúl, mi casa ambulante. Es donde tengo todas las pertenencias que necesito y quiero. Es el límite de las cosas materiales que me permito llevar conmigo, elegidas con sabiduría y con el convencimiento de que todo lo que no entra en estos 60 litros, son, entonces, prescindibles para mi camino.

Y sin coordenadas porque reflejan como me siento. Estoy exactamente en todos los lugares que quiero estar, pero sin estar en ninguno. Son todos los lugares adentro mio. Es el mundo que vive en mi y que va conmigo a cada paso que doy. Son las ciudades en las que habité y viví, son todas las personas, recuerdos y momentos de cada una de ellas.
Y es, también, el deseo. El deseo de poder convertir mi vida en un viaje constante, de puro movimiento.
El único punto fijo soy yo, que voy avanzando a través del tiempo y el espacio.
Aquí estoy, de mochila por el mundo y sin coordenadas.
Viajando a dedo,autoestop

Los primeros dedos por el Norte Argentino y los que abrirían el camino..

Categorías: Crónicas de Viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *